Relaciones de Pareja

Apoyo en Pareja

El apoyo a tu pareja o de tu pareja es de vital importancia para una relación que desea perdurar en el tiempo, en las buenas y las malas, el contar con una persona que le brinde equilibrio a tu vida es un acto de amor que personas de buen carácter emocional llevan en sus relaciones.
Es parte de la intimidad y el compromiso que encontramos en las parejas tal como lo hemos visto según su psicología en temas anteriores, pues nuestra pareja siempre debe representar un equilibrio y un apoyo en nuestras vidas y del mismo modo, para que una relación sea considerada sana, se debe ser recíproco en los buenos actos, pues una pareja sana que mantiene buen nivel de intimidad, a cada miembro, siempre le interesa el bienestar del otro.

Existen diferentes tipos de apoyo que hacen que la relación mantenga siempre una pareja feliz, para nadie es un secreto que no siempre podemos apoyar todas las ideas de nuestra pareja, pero la capacidad de conversar y de tener una profunda confianza con nuestra pareja es lo que nos ayudará a tomar decisiones certeras para analizar todos los elementos de la vida en la que le podemos brindar apoyo a la pareja.

¿Qué es el apoyo en la pareja?



El apoyo de parejas es una condición de brindar y recibir ayuda constantemente en nuestra relación para así fortalecer los valores de convivencia, bienestar, confianza y comunicación que existe en ella cuando apoyamos a nuestra pareja en un proyecto, una decisión, siempre vamos a influir de forma positiva a nuestra vida en pareja, es el principio de sentir deseos de ayudar a esa persona que amas.

El apoyo, puede entrar en diferentes ámbitos, emocional, económico, social, personal y hasta sexual, porque en la vida en pareja siempre tendremos momentos buenos, pero también habrá momentos malos, o momentos que, si bien no son malos, son momentos en los que necesitamos la ayuda y la comprensión de la persona que está a tu lado.

¿Cómo saber si tu pareja te apoya?



En los momentos buenos y los difíciles de nuestra vida, nos gusta saber si contamos con el apoyo de nuestra pareja a nadie le gusta sentirse sólo en los momentos difíciles y cómo sabemos que nuestra vida tiene muchas dimensiones, también sabemos que las dificultades siempre están presentes, por eso el apoyo mutuo siempre es importante, pero ¿sabes si realmente tu pareja te apoyaría en estos momentos?

Para determinar esto, hemos hecho una pequeña lista de acciones que te ayudarán a saber si estás sólo o si cuentas con el apoyo de tu pareja en todo momento, en tal sentido podemos enumerar que si:

1. No te apoya en decisiones importantes de tu vida o no está cuando le necesitas



Tienes proyectos o tendrás un nuevo empleo, o estás ante un cambio importante en tu vida, sin dudas esa decisión la quieres compartir con tu pareja, necesitas estímulo, mensajes de confianza e incluso una voz que te alerte ante los riesgos, pero al buscar apoyo, notas que tu pareja no muestra empatía ante la información que le presentas, simplemente te da a entender de que no le importa el cambio, pues pase lo que pase, igual es tu responsabilidad y si no me afecta, no me importa.

El sentir ese vacío de atención en los momentos y decisiones importantes de tu vida puede ser una señal de que tu pareja no te está brindando su apoyo, no estás cuando le necesitas y sin dudas, en los momentos difíciles notarás más su ausencia, el silencio es una señal de que a tu pareja le da igual tus decisiones, o bien, simplemente no piensa hacer esfuerzo por entender en lo que estás metiéndote y mucho menos, tiene deseos de mover un dedo para apoyarte, en ese punto, tus palabras son frases que no están llegando a él o ella.

2. No te hace sentir bien con sus comentarios y no tiene frases de aliento



En todo proyecto o decisión de vida necesitamos frases de aliento y quién mejor para hacerlo que nuestra pareja, bien sea ante al fracaso y los momentos difíciles o ante las adversidades porque todos sabemos que los cambios traen consigo nuevos retos y nuestra pareja es la primera fuente de aliento que buscamos, esperamos tener comprensión y aportes, pero en este caso obtenemos todo lo contrario, sólo frases que rebotan en nuestra mente una y otra vez.



Estas y muchas otras son frases que dan señales de que tu pareja no está esperando apoyarte en tus proyectos o decisiones, sólo espera que caigas para llenar su ego con tu desaliento, te criticará, te juzgará y te hará sentir mal en todo momento, cada vez que tenga la oportunidad te hará sentir que lo estás haciendo mal, incluso en los puntos intermedios, porque todo proyecto tiene dificultades, pero eso no define que hemos fracasado, y cada día podemos encontrarnos agobiado ante los problemas, pero al llegar a casa tu pareja te juzgará y te hará sentir que lo estás haciendo todo mal, no son errores de camino, te hará sentir que son fallos que te están llevando al fracaso y que nada de lo que hagas tiene solución porque lo vienes haciendo mal y así lo harás siempre.

3. No tiene en cuenta tu opinión en sus decisiones



Así cómo no te apoya en tus decisiones, no te hace parte o no le importa tu opinión en sus decisiones, de esta forma, demuestra que lo que crees que pueda ayudar a solucionar no lo hace, se mantiene externo a tus decisiones, y aun cuando puedes brindarle información de utilidad, este o esta no lo harán porque ya tu opinión no cuenta con su apoyo.

En este punto te das cuenta de que tu palabra, tus ideas y tus opiniones no tienen sentido para tu pareja, él o ella desestiman de que puedes aportar algo positivo y siente que puede hacer todo sin tu participación.

4. No te escucha o no intenta entender tu planteamiento



Le cuentas a tu pareja tu problema o intentas entrar en una conversación y éste no te escucha, omite todas tus palabras e incluso tiende a interrumpirte con frases que cortan lo que le estás diciendo, cuando esto ocurre tienes claro de que tu pareja no espera aportarte algo positivo, sólo espera juzgarte y en ocasiones, ni siquiera eso, ignora lo que dices porque no le importa, le da igual sus resultados, pues él o ella sólo están girando en torno a lo que le es de interés.

5. Cambia el tema de conversación cuando le hablas de tu proyecto



Vas con tu pareja a hablarle de tu proyecto y automáticamente te cambia de tema de conversación, por este motivo se te hace difícil tener un tema de conversación en el que le cuentas tus problemas, esto es una señal de que no le importan tus resultados o lo que estás haciendo, no siente o genera ningún tipo de conexión y cualquier excusa, “mira ese pajarito, ya se fue” será bueno para cambiar de conversación, o bien, se irá cortando cualquier detalle que puedas brindar en búsqueda de su apoyo.

6. Las conversaciones siempre se centran en lo que hace, lo que le gusta o le disgusta, pero no escucha tu posición



No hay espacio para que cuentes tus problemas o le hables de tus proyectos a tu pareja, cuando intentas hacerlo, ya te cambio la conversación y todo lo que dice está relacionado con su entorno, hoy hice esto, me gusta esto, me disgusta esto, pero nada está relacionado a lo que le tratas de decir, pues simplemente hace lo posible para que la conversación que das esté girando en sus problemas o acciones personales.

7. Espera que fracases para juzgar los motivos, aun cuando jamás intentó ayudarte en tu cruzada



Aun cuando no le importó tu planteamiento inicial, cuando jamás hizo algo para ayudarte a salir adelante, o cuando no aportó ninguna idea a tus decisiones, tu pareja sólo espera el momento de que fracases para juzgarte, para decirte, no debiste hacer eso, tomaste malas decisiones y todo lo malo que pasó fue por tu culpa.

En ocasiones te encontrarás con eventos en los que te recriminan de que las cosas salieron mal porque no le buscaste, pero realmente lo hiciste en búsqueda de su opinión y apoyo, pero nunca estuvo presente, siempre evadió la conversación o simplemente lo dejó todo a tu criterio.

¿Cómo dar apoyo a mi pareja?



El apoyo en pareja se brinda cuando hay buenos y malos momentos, necesitamos apoyo para tomar decisiones, también para hacer actividades de emprendimiento, quizás necesitamos apoyo económico, o emocional, en todo momento podemos sentir un peso importante que sólo en pareja lo podemos levantar, por eso, así como ya te enseñamos cómo puedes saber si tu pareja te brinda apoyo, esperamos brindarte una lista de tips para que le puedas brindar apoyo a tu pareja, así que ante cualquier situación o dificultad recuerda:

1. Trata de ser empático



Tu pareja necesita de tu apoyo, no necesita saber cómo lo manejarías, o cómo te afecta, cuando se presenta un problema, intenta ser empático y tratar de ayudarle a encontrar soluciones, lo primero que debes hacer es ponerte en sus zapatos, no pongas los problemas la conversación en los tuyos, pues, aunque quizás lo pudiste resolver mejor, el decirlo no ayudará al momento, sólo hará que tu pareja se sienta mal.

Sé que ser empático no es muy sencillo, pero puedes practicar en todo momento, tu pareja necesita saber que comprendes cómo se siente, quiere sentir que le apoyas aún después de los malos resultados y que le ayudarás a buscar una solución, quiere sentir que no le reprochas en los malos momentos y que a tu lado siempre tendrá un cálido abrazo que será su refugio cuando sienta miedo o angustia.

2. Escucha de forma activa



Escuchar de forma activa en una conversación es dejar que la persona fluya en todo lo que quiere expresar, déjale hablar y hazle saber que estás prestando atención y entiendes lo que te dice. Con frecuencia escuchamos participando o bien, nos centramos en las cosas que vamos a decir y en las cosas que pensamos, por lo que la comunicación siempre corta lo que tu pareja te quiere expresar y para encontrar una solución debes escuchar todos los detalles con especial atención.

Escuchar a tu pareja te ayudará a validar a tu pareja de forma emocional y sin juzgar, sólo así podrás aprender cuales fueron los errores y entenderás cómo se siente para que todo lo que digas después no le agregue más leña al fuego, el principio del apoyo es ayudar, no hacer que tu pareja se sienta mal, en ocasiones las cosas no se dan por negligencia o por errores, a veces las labores que nos ponemos nos quedan grande y por eso fallamos, pero debes escuchar para poder ponerte en los zapatos para brindar una opinión positiva que le ayude a sacar adelante este problema o bien, que le ayude a entender de forma positiva que debe intentar otra cosa.

3. Deja que libere sus emociones



Si tu pareja quiere llorar, no le detengas, igual si quiere gritar, reír deja que se libere cómo le apetezca, que se exprese corporal y emocionalmente, si para ti es difícil ver a tu pareja así, sin dudas para él o para ella debe ser peor sentirse así, la carga mental y emocional debe salir, cohibirse de liberar sólo hará que se ajuste más el dolor en ella, escúchale, abrázale y demuéstrale que estás presente en ese amargo momento y que haces lo posible para que pueda reducir su carga.

4. Controla tus enfados



A veces los problemas se pueden tornar frustrantes y cuando afecta a ambos puede generar sensación de depresión y enfado, pero si te dejas llevar a este nivel de adrenalina sólo empeorarás más las cosas, tu pareja se ha abierto a contarte tus problemas, confía en ti, el castigarle por sus pensamientos y emociones enfadándote, gritando o haciéndole sentir peor sólo va a generar más cargas negativas, no va a brindar soluciones, intenta tener autocontrol y trata de manejar de la mejor forma la situación, si tú eres fuerte puedes aportar y ya habrá otras vías y momentos de desahogar esas emociones.

5. Refuerza las cargas positivas y deja de lado lo negativo que no aporta a un cambio



En toda situación en la que tu pareja necesita de tu apoyo hay cosas buenas y cosas malas, si te dedicas a analizar la trayectoria recorrida notarás que todo lo que hizo o hace tu pareja no es incierto y que en cierta forma siempre hay avances y cosas buenas de las que te puedes anclar para generar una carga positiva en la conversación, es la mejor forma de abordar el problema, no centrarse en los problemas y en los retrocesos únicamente, inicia desde las cosas buenas, puedes ignorar algunas cosas negativas en la conversación si traerlas a la vista no aportan nada positivo, se supone que le ayudarás a mejorar, el centrarte sólo en lo malo puede representar un castigo emocional por sus errores, y hacer lo contrario podría ayudar a tu pareja a ser más abierta a captar los problemas de forma positiva.

6. Dale naturalidad al problema



Cuando una persona falla en algo se siente cómo alguien que carga con un peso o una etiqueta encima, eso puede generarle depresión y más problemas para canalizar las cosas y ahí entra nuestro potencial para darle al problema la mayor naturalidad posible, considera que eso que le pasa a tu pareja le puede pasar igual a muchas otras personas, que para lograr el éxito vamos a fracasas en múltiples ocasiones y que sólo debemos evolucionar ante los problemas, es parte del estar vivo, debemos caer una y otra vez y aprender de nuestros errores, en el siguiente intento lo haremos mejor.

7. Ayúdale a ver diferentes perspectivas del problema



Ya cuando has bajado la carga emocional y sientes que está más abierta a escuchar lo que dices llega el punto en el que tienes el ladrillo en la mano, es hora de construir nuevas perspectivas del problema, explícale cómo ves las cosas y cómo abordarías el problema, cuáles fueron los puntos débiles e intenta hacer que se conecte nuevamente con sus objetivos, pero ahora con una visión distinta, una visión más abierta a las ideas, en éste punto, tu pareja la estás iniciando nuevamente, pero ahora tiene todo el aporte de información que le brindas, el proyecto en el que fracaso, ahora es un proyecto con más puntos en común entre tú y ella y con tu apoyo puede desarrollarlo de una mejor forma.

8. No le culpes ni te centres en el fracaso



Pero igual, mientras le comunicas tu punto de vista debes ser cuidadoso, no te centres en los fracasos y mucho que menos, busques un culpable, los problemas no se resuelven etiquetando a las personas para que se sientan mal, recuerda que tu pareja pasa por un mal momento y se ha abierto a ti en búsqueda de tu apoyo, todos tenemos nuestras malas rachas, y quizás sólo necesita de un hombro para llorar o de soluciones para hacer algo mejor, no necesita saber que fue su culpa o que hizo todo mal, sólo ayúdale a hacerle ver de forma empática, cómo puede hacer las cosas mejor.

9. Busca ayuda profesional si la necesita



En el campo de la ayuda profesional vamos a ver dos puntos de vista, el primero, el efecto que genera en tu pareja esta situación a nivel emocional y de salud mental, muchas situaciones pueden generar un proceso traumático y si las cosas se empiezan a tornar algo crónicas, debes analizar con tu pareja ayuda profesional que le ayude a considerar todos los puntos que atentan con su salud mental, el miedo, la ansiedad, la falta de estímulos es algo que puedes abordar con ayuda de un profesional de la psicología que ponga todo su conocimiento para que puedan afrontar los problemas.

Por otra parte, a veces la necesidad de un profesional entra también en las funciones o la actividad que se está desarrollando, en ocasiones nuestro fracaso ante los emprendimientos, nuevos desarrollos, una nueva actividad, empleo o lo que sea que estamos haciendo, es producto de nuestra falta de preparación para ello, o bien, nuestra falta de capacidad para abordar todo, cuando emprendemos vemos con mucha frecuencia este tipo de fallos donde la persona que abrió el negocio es contador, administrador, despachador, producción y hasta limpia los pisos sólo para no pagar por atención profesional.

Porque si, al principio de todo negocio, la falta de liquidez es visible, pero una de las mejores formas de apoyarle en estos casos es buscar ayuda profesional, un asesor de negocios, opciones de contabilidad y administración que sean accesibles, siempre hay una opción acorde a nuestras necesidades, pero debemos estar abiertos a canalizar nuestros problemas de la forma correcta, muchas veces no es falta de liquidez, sino fallos en el sistema de organización de presupuesto, lo que hace parecer que pagar un poco de ayuda profesional parezca imposible o innecesario.