Relaciones de Pareja

Cómo Hacer el Amor

El cómo hacer el amor de la forma correcta, siempre es algo que quieren conocer personas que inicia o que ya han tenido experiencias de amor y sexo con su pareja, pero lo cierto es que no hay forma correcta, pero siempre podemos aprender nuevos tips para hacer el amor de una manera diferente, la mejor no está escrita, podrás encontrar publicaciones que dicen enseñarte la forma correcta para hacer el amor, pero si nos enfocamos en temas de relaciones de pareja, sabemos que la vida siempre nos brinda un panorama diferente así que lo importante es ahondar en la búsqueda de información que nos brinde oportunidades de tener mejores momentos sexuales, mejores momentos para nuestra salud y mejores momentos para compartir en pareja.
Así esperamos que con nuestros tips puedas tener un encuentro sexual más amoroso y complaciente con tu pareja, no importa si eres mujer u hombre, lo importante es que encuentres la forma de demostrar tu deseo y toda la pasión que tienes por ese ser que amas, no es una guía lo que te ofrecemos, son tips precisos que te ayudarán a despertar y a mantener la pasión en la cama, además, esperamos que podamos comprender el antes y el después de nuestro momento de amor, pues sin dudas, la pasión fortalece nuestra relación de pareja, pero para ello debemos orientarnos en aprovechar el momento para hacer conexiones más sólidas con nuestra pareja.

Teoría del Amor de Sternberg



Lo primero que nos debemos enfocar es en despertar el lívido de nuestra pareja, quizás para parejas que están iniciando haya menos problemas siempre que haya disposición de tener una verdadera relación amorosa, pero en parejas que ya tienen años juntos, esa sensación de ganas amerita un poco más de esfuerzo y muchas veces se tienden a generar malentendidos que generan confusiones, por eso vemos todos los días que hay relaciones que se quejan de tener dolores de cabeza en el momento.

Pero esto se puede solucionar si consideramos algunos tips para hacer que tu pareja sienta más deseos de hacer el amor, los problemas en la cama pueden solucionarse si ponemos esfuerzo en hacer que las cosas mejores, así que antes de iniciar siempre considera:

1. Lee, imagina y planifica



En los primeros años de noviazgo el sexo es una práctica más espontánea, puede ocurrir en cualquier lugar, entre travesuras, una salida, en el baño de la casa de los amigos, cualquier excusa para hacer el amor es válida para esa pareja que se está iniciando camino, pero cuando la relación va más avanzada, el sexo requiere de momentos de planificación y más esfuerzo para lograrlo.

Algunos estudios de sexólogos indican que por la conducta del ser humano siempre tiende a organizar cada una de sus actividades, es cómo establecer ritmos o rituales diarios de su vida y el sexo no escapa de esta realidad, por eso, cuando hacemos cuando buscamos a hacer el amor con nuestra pareja fuera de horarios, muchos tendrán problema para hacerlo, por eso es importante que investigues y planifiques todo lo que puedas para que puedas comprender la realidad que tienes a tu lado, si tu pareja requiere un ritmo menos, es bueno planificarte en torno a éste, así tendrás menos momentos incómodos que hagan que el lívido sexual disminuya.

2. No lo pidas, has que las cosas sucedan



Si bien te adaptas una rutina, el pedir hacer el amor en muchas ocasiones puede resultar contraproducente, tampoco es un momento que te toca o te corresponde por derecho cómo muchos piensan, hoy es martes y el martes es día de hacer el amor, eso es un error que puede crear molestias en tu relación, si quieres que tu pareja tenga deseos de hacer el amor contigo, tienes que hacer cosas para incentivar ese deseo, ahí te puedes enfocar en el higiene, en los buenos gestos, en la planificación de cosas en común, porque si, antes de hacer el amor tendrás que hacer muchas otras cosas para calentar la cama.

3. Trabaja los preliminares



Los preliminares están entre las cosas que tienes que trabajar para hacer que las cosas sucedan, pero quisimos separarlo porque queríamos recalcar que pidiéndolo y menos exigiéndolo no garantizarás que tu pareja tenga deseos, los trabajo preliminares son contactos y gestos que debes tener con tu pareja para calentarla, si lo haces bien, tendrás a un hombre o una mujer ansiosa por concretar el encuentro erótico que has planificado, llénale de caricias, de atenciones, de esos gestos que sabes que le encantan, porque si, no debe perder pista de ellos durante todo tu camino y si con el tiempo sientes que ya algunos gestos ya no funcionan con la misma intensidad, guárdalos, algunos sólo dejan de ser efectivos por ser repetidos constantemente, pero las cosas buenas que mantengas de tu pareja, siempre serán ideas para calentar tu cama y puedes usarlos en los preliminares antes de hacer el amor.

4. Muestra y estimula la satisfacción y deseo



Demuéstrale cuanto te interesa continuar, cuanto te gusta estar con él o con ella y cuanto deseas sentirla a tu lado, los estímulos van por todos los sentidos, y si demuestras que te gusta, tu pareja siempre tendrá un incentivo a la pasión porque quizás ella o él están en el mismo propósito que tú, si bien, no le pides, oye, vamos a hacer el amor, puedes demostrarle con cada uno de tus gestos que tienes deseos, que quieres que las cosas pasen y que harás cosas muy ricas para complacerle sus fantasías eróticas.

5. Elige un buen momento



No siempre es el momento, esto es algo que a los hombres nos cuesta entender más, por lo que a medida que tu relación avanza, debes aprender a elegir un buen momento para calentar a tu pareja, no puedes hacerlo mientras los niños corren, o mientras tu pareja afronta algún problema, muchos nos centramos en las debilidades cómo un signo de auto, cuando tu pareja está triste, un abrazo de consuelo y de ahí vamos a la cama, o cuando está cansada unos masajes relajantes y a la cama, cuando quizás estos no sean los momentos adecuados, igual ocurre cuando está bajo situación de estrés laboral, problemas, en fin, es importante para que tu pareja siempre tenga ganas de hacerlo, que busques el mejor momento, sin preocupaciones, en total armonía con sus deseos.

6. El orgasmo no siempre debe ser la meta



Si te centras en tener un orgasmo propio, cómo hombre sólo vas a acelerar el proceso, si esperas que tu mujer lo tenga, puede que disfrutes el final, pero puede que no, no siempre la meta es llegar al orgasmo, no sólo el coito es el proceso, cuando quieres hacer el amor con tu pareja debes mantener la mayor compenetración posible para que el sexo se disfrute con total intimidad, es la unión de dos cuerpo, de pensamientos y de la piel que disfruta cada roce y contacto, cada caricia, cada sensación, puedes quedar sin acabar, o tu pareja quizás no tenga un orgasmo, pero el placer de disfrutar cariño, amor y el deseo más intenso de tu pareja siempre será ganancia en cualquier relación.

7. No te llenes de expectativas antes de tener el plato servido



Uno de los errores que cometemos antes de tener relaciones sexuales es que nos llenamos de muchas expectativas sin haber logrado el objetivo, eso nos genera más ansiedad, y si, hemos dicho que demos hacer las cosas con deseos, pero el nivel de deseo no debe llevarnos a sentirnos desesperados, pues para canalizar todos los pasos anteriores y lograr hacerlo de una forma más ardiente debemos tener calma durante el proceso, mientras más ansiosos más rápido van a ser los orgasmos, y cómo sabemos, a no todas las chicas les gustan los rapiditos, sólo a las que te quieren mandar a dormir temprano, ten calma, considera todos estos tips y podrás calentar a tu pareja para hacerlo como te gusta.

¿Qué pasa con tu cuerpo cuando haces el amor?



Tener relaciones sexuales es tan natural cómo comer e ir al baño, durante el proceso tu cuerpo recibe una serie de sensaciones que hacen que el momento sea más efectivo para disfrutar, estas sensaciones las podemos dividir en 5 etapas, en los que tu cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios de sensaciones:

1. Estímulo sexual efectivo ESE



El estímulo sexual afectivo es todo el estímulo que produce la excitación, es lo que mencionamos en puntos anteriores cómo trabajos preliminares, pero ahora los definimos cómo todos esos estímulos que hacen que tu pareja llegue al estado de excitación que buscas. Este estado de excitación se fomenta por dos tipos de estímulos, el psíquico y los reflexogénicos:

Estímulos Psíquicos:  Este tipo de estímulos se pueden ver desde los sentidos del olfato, oído y vista, son estímulos que sentimos al ver a una persona desnuda, al escuchar una canción o palabras que levantan tu excitación, igual con un perfume, todos los sentidos que estimulan tus fantasías y deseos sin tener un contacto físico directo en tu cuerpo entran en este tipo de estímulo sexual, pero no todo forma parte de una estimulación directa en tus sentidos, también los recuerdos pueden fomentar un tipo de excitación psíquica, si piensas en la vecina, amiga o en ese amor platónico que deseas, sin dudas podrás entrar a un estado de excitación, del mismo modo, los sueños pueden darte este tipo de estímulos, y si notamos, aun cuando nuestro cuerpo no recibe contactos físicos ante los recuerdos, la excitación genera una sensación muy parecida al contacto físico, lo que te da a pensar por momentos de que la sensación es real, hasta que alguien o algo te termina despertando, triste, pero a todos nos ha pasado.

Estímulos Reflexogénicos: Son estímulos que recibe directamente tu cuerpo por contacto, pero se pueden dividir en dos grupos, los exteroceptivos y los interoceptivos, en el primero, los exteroceptivos tu cuerpo recibe estímulos de contactos externos que llegan directo a tu cuerpo cómo caricias de tu pareja, besos, masajes eróticos, todo tipo de contacto estimulará tu cuerpo hasta llevarte al estado de excitación que buscas y los interoceptivos, son estímulos que actúan dentro de tu cuerpo, cómo por ejemplo, esa erección que tienes cada mañana provocada por los nervios que se estimulan cuando tu vejiga está llena.

2. Excitación



La excitación se desata luego de que el Estimulo Sexual Efectivo hace su trabajo, en ella, tu cuerpo se pone a disposición de tener actividad sexual, es ese punto en el que posiblemente no hay vuelta atrás, pues los niveles de ansiedad cambian y una serie de nervios y partes de tu cuerpo comienzan a trabajar con deseos de disfrutar hasta el final, muy pocas personas pueden resistirse luego de llegar a este estado, por lo que, si no deseas tener sexo con una persona, debes pensarlo en el punto ESE y no en éste punto.

Excitación en Hombres: En la excitación, las personas con pene tendrán una erección, los testículos se elevarán hasta el perineo y el escroto se tensará y engrosarán.

Excitación en Mujeres: Las personas que tienen vulva lubricarán, sus clítoris tendrán erección, porque si, los clítoris también tienen erección y el tamaño de los pezones y pechos también cambiarán, pues los pezones también se ponen erectos y los pechos se engrosan, los labios mayores de la vulva se engrosarán y los menores se abrirán para exponer mejor la vagina que en este punto puede tomar un tono más oscuro y se habrá alargado en sus primeros dos tercios, esto es un proceso interno donde también se iniciará la verticalización del útero.

De esta forma, los cuerpos de la pareja están preparados para disfrutar el momento, el período de meseta se hace presente y posiblemente no hay vuelta atrás, así pasamos de los besos y las caricias a los contactos sexuales más intensos, pero ojo, no todas las personas se excitan al mismo tiempo e intensidad, eso puede variar, por lo que quizás requieras de más contactos previos para realmente pasar a esta fase, pues si entras en la fase de meseta antes de lograr una verdadera excitación, el nivel de placer que das y recibes en este punto no tendrá los mismos resultados.

3. Meseta



En esta etapa inician los besos largos y los contactos eróticos más contundentes en la relación, el sexo oral, la masturbación, las chupadas en partes íntimas y el coito para así llegar al orgasmo, volvemos al consejo final del punto anterior, no inicies la fase de meseta mientras no estés seguro de que ambos están bien excitados.

Aquí tu cuerpo tomará un rubor sexual debido a un enrojecimiento de la piel de pechos a brazos, el rostro también cambia un poco de tono, así que si notas estos cambios en la piel de tu pareja, pues ten ánimo, pues lo estás haciendo bien, el ritmo de la respiración cambia, es más agitada y profunda, el diámetro de tu pene también cambiará y tendrás una coloración en el glande más intensa, igual los labios menores de tu pareja, los testículos siguen aumentando su tamaño ligeramente y se elevan y en el caso de la mujer el clítoris comienza a retraerse y el útero continúa su verticalización, se sigue alargando la vagina y aumenta la lubricación, el corazón de ambos se mantiene latiendo al máximo, hasta 175 latidos por minuto.

En este punto comenzarás a tener contracciones musculares un tanto más intensas, se sentirán bien, a menos que estés en mala postura, esta fase es esa fase del sexo que no quieres que termine, pero conforme avanza, debes dejarla avanzar, es el momento para disfrutar con tu pareja un nivel de existencia más ardiente, en este punto debes continuar con toda tu creatividad para controlar los estímulos, los gestos del rostro siempre te dirán que debes continuar haciendo y en el punto más intenso, vendrá la siguiente fase, el orgasmo.

4. Orgasmo



En el orgasmo recibirás fuertes espasmos en tus músculos, se tendrá una respiración más acelerada y la frecuencia cardiaca aumentará al máximo del proceso sexual, el orgasmo viene a dar el cierre de este largo proceso de excitación, durante el orgasmo las sensaciones placenteras suelen concentrarse en la zona genial, pene, próstata, vesículas seminales, y en el caso de las mujeres, clítoris, vagina y útero

uede sentirse más intenso, pero ojo, no siempre hay que centrarse en el orgasmo cómo una meta sexual con tu pareja, aunque si lo tienes y tu pareja lo tiene, disfrútalo al máximo, ambos, hombre o mujer tienen sensaciones diferentes.

El orgasmo en el hombre: Durante el orgasmo, la mayoría de las personas con pene tendrán una eyaculación, aunque es posible que puedas separar ambas respuestas, la del orgasmo y la eyaculación si tienes orgasmos prostáticos o practicas sexo tántrico.

El orgasmo en las Mujeres: En el orgasmo de mujeres la eyaculación es menos frecuente, de hecho, tiende a ser una leyenda en muchas parejas que muchos conocen cómo squirt, pues muchas mujeres, aunque tengan una relación muy intensa, no tienden a eyacular al tener un orgasmo, pero al igual que los hombres, el orgasmo tiende a concentrarse en las partes genitales de la mujer, dando una sensación casi electrizante para muchas parejas.

Experiencia Multiorgásmica: Durante el proceso muchos buscan lo conocido cómo experiencia multiorgásmica, esperamos tener un tema completo para definir este tipo de experiencia y para brindarte la información más completa para estimularla, pero por lo pronto te mencionamos que esta experiencia inicia durante el proceso del orgasmo, pues ante la concentración de estímulos en las partes genitales en hombres y mujeres, puedes alargar este proceso de orgasmo brindando múltiples técnicas de contactos en tu pareja.

5. Resolución



La resolución es el momento post orgasmo de la relación, en este tu cuerpo regresará al estado previo a la excitación con sólo algunos cambios en su estado de ánimo, el pene y el clítoris pierden su erección y los órganos que se inflamaron por la sangre acumulada comenzarán a perder su fuerza, puede que sientas algo de contracción muscular, ganas de orinar y te sientas en un estado de relajación más profundo, hasta el punto de que sientas sueño y ricos deseos de dormir.

Algunas parejas utilizan el período post orgasmo para conversar, para seguiré caricias, otros duermen juntos y abrazados, o simplemente ocurren fenómenos que combinan ambos, algo que no es tan grato, que hay miembros de la relación que esperan conversar y continuar con caricias, mientras que otros se duermen durante el proceso, pero, en definitiva, es una fase muy relajante y cuando se concreta con un orgasmo mutuo, siempre se disfruta más.

Pero, aun así, en este punto puede que no hayas llegado al orgasmo, puedes centrarte con tu pareja a estimularlo, usar juguetes, o simplemente puedes dejarte llevar por el proceso de relajación de la fase de resolución, igual cuando haces el amor, todo proceso que disfrutas es relajante, aun cuando no eyacules durante éste.

¿Cómo se comporta un hombre y una mujer después de hacer el amor?



Mucho se habla de cómo se comportan las personas después del sexo, pues es un tema controvertido debido a que no todos actuamos de la misma forma, y en ocasiones, la forma de actuar de nuestra pareja no es lo que tenemos en nuestras expectativas, pero no por ello debemos sentir que hay falta de amor, compromiso o que hay un cambio luego de que el objetivo se ha consumado, esto es algo que incluso puede generar problemas en las relaciones, pero la verdad es que todo los comportamientos tanto de los hombres cómo de las mujeres, son un estado natural.

Estos son los comportamientos más comunes en los hombres:



Estos son los comportamientos más comunes en las mujeres: