Relaciones de Pareja

Cómo Relajar la Mente para Hacer el Amor

Desde el principio en los temas en los que hablamos de los beneficios de hacer el amor hemos estado conscientes de que el sexo es una actividad relajante, nos aporta bienestar e incluso, muchos lo hacen antes del descanso, pues les ayuda a dormir mejor, pero qué ocurre cuando estamos estresados antes de tener sexo, o bien, en esas relaciones en las que el sexo nos provoca ansiedad.
Sin dudas, todos tenemos formas diferentes de canalizar las cosas y aunque parezca imposible que alguien se estrese cuando hace el amor, pues realmente si hay personas a las que les pasa, pero a los que no nos ha pasado, no siempre escaparemos de esa realidad, y en esta publicación hablaremos de los motivos más comunes por los cuales las personas se estresan antes y durante el sexo y algunos tips para poder relajar nuestra mente para disfrutar del momento sin ansiedad y centrados sólo en el deseo que podemos ponerle a nuestra relación, que no se te baje la pasión en tu cita.

Motivos de estrés antes y durante el sexo



Hay personas que cuando sufren de estrés, o se encuentran agobiados ante situaciones específicas o ante su rutina diaria, ven cómo sus deseos de tener relaciones sexuales disminuyen, algunos tienden a huir de esos momentos para evitar que el estrés y las complicaciones afecten física, emocional o psicológicamente a la relación, pero otros tratan de usar al sexo cómo una forma de escapar del estrés, pero en ocasiones, esa situación de estrés puede hacerse más fuerte que los deseos de disfrutar del sexo, ¿pero qué puede llevarte a tener esa dificultad? Aquí tenemos algunos motivos:

1. Peleas de pareja



Si bien, hemos escuchado más de una vez la frase “los problemas de pareja se resuelven en la cama”, esto no siempre es así, y en ocasiones, una situación de conflicto en una pareja puede causar que cualquier interacción sexual se vea interrumpida por motivos de estrés, ira e incluso un momento de odio en la relación, eso, lejos de estimular el momento cómo dicen muchas canciones, genera una brecha que hace que el rechazo a la idea de disfrutar el momento sea total.

En tal sentido, si tienes problema con tu pareja, la mejor forma de resolverlos no es crear un borrón y cuenta nueva con un momento de placer, lo mejor es tratar de pensar en la forma de resolver ese problema juntos, comunicarse y luego que todo esté resuelto, hacer el amor puede convertirse en la mejor forma de disfrutar los resultados.

Las peleas de pareja pueden abarcar tu mente de forma total durante el momento, puedes sentir estrés generalizado, poca capacidad de mantener la excitación e incluso puede generarte otras condiciones físicas y psicológicas que harán que no disfrutes el encuentro, hay personas que les ataca con dolores de cabeza, ansiedad e incluso tensión muscular, por lo que el lívido sexual puede disminuirse a su nivel mínimo, generando fatiga, insuficiencia de erección en el caso de los hombres y problemas en las mujeres para disfrutar el momento, incluso para lubricar.

2. Estrés laboral



Los problemas del trabajo o del negocio deben quedarse al terminar tu hora, o al menos así piensan muchos, pero para nadie es un secreto de que el estrés laboral siempre te acompaña en los mejores momentos, pero para arruinarlos, y esto puede afectar tu ánimo y deseo para disfrutar mientras hace el amor, aun cuando muchos piensan que el hacerlo, puede hacer que te olvides de esos malos momentos, pero si la situación de conflicto que afrontas es grande, puede generar problemas de atención al momento de hacer el amor, no siempre podemos soltarnos del estrés de forma sencilla, pero es importante que lo trabajemos comunicándonos con nuestra pareja antes de tratar de olvidarlo entre las sábanas, pues podemos sentirnos peor si le sumamos fracasos en la relación de pareja.

Por otro lado, el estrés laboral puede surgir de forma constante no sólo por problemas en tu trabajo o empresa, también podemos encontrarnos con personas a las que les cuesta desconectarse de su trabajo y sus proyectos y llevan una vida constante de estrés que les impide disfrutar momentos de paz y calma, eso puede afectar no sólo en la cama con la pareja, también en nuestra interacción social e incluso puede traer problemas de insomnio a la hora de dormir.

3. Ansiedad generalizada



La ansiedad generalizada hacia el sexo puede ser parte de los problemas de estrés que vive una pareja mientras tienen relaciones sexuales, puede ser más frecuente en mujeres, pero los hombres no escapan de esta realidad, pues la ansiedad generalizada puede causar que las personas eviten el tener sexo porque quizás no acaban por disfrutar el resultado en los encuentros sexuales, esto se genera por una serie de momentos sexuales con resultados no del todos positivos, en el caso de la mujer, el sentir que su pareja no le complace puede generarle frustraciones y miedos, lo cual termina desencadenando un nivel de ansiedad que terminar por crear barreras a la hora de tener relaciones sexuales.

Estos resultados no son del todo negativos, pues en ocasiones en una relación puedes tener momentos de placer que dan buenos resultados, incluso puede ocurrir en parejas con problemas de disfunción eréctil o eyaculación precoz, pero la mente en estos casos puede acumular el número de encuentros negativos generando una condición de ansiedad que termina por complicar las cosas, pues aunque las cosas pueden salir bien en la siguiente ocasión, la mente ya está preparada para no disfrutar, por lo que los estímulos no producen la misma acción en la relación.

Los hombres también pueden sufrir este tipo de ansiedad, normalmente es más difícil para ellos no quedar satisfechos en la cama con una mujer a menos que tenga una patología sicológica que le impida, pero, también los hombres pueden sentir que no disfrutan ante diferentes eventos, aun cuando este llegue a eyacular, y cómo ya mencionamos, también los hombres sufren la condición que les genera la eyaculación precoz.

Esa sensación de que no complace a su pareja y esto puede generar una condición de ansiedad generalizada que no le permita disfrutar del sexo cómo se espera y en el caso del hombre, la respuesta puede generar problemas en su erección, tanto para generarla cómo para mantenerla, pues toda distracción puede enfriarle el momento.

Pero también el mensaje que le transmite su pareja puede generar una condición de ansiedad generalizada, si la pareja siempre le refleja que no disfruta el momento o intenta disminuirle con comentarios cómo, mi pareja anterior, tu erección no es tan grande, o fuiste muy rápido, esos gestos pueden generar que el hombre también vea disminuido sus estímulos, evitando así el tener momentos sexuales con su pareja.

4. Ansiedad de ejecución



Este tipo de ansiedad va ligada a tener un momento de sexo perfecto, afecta tanto a hombres cómo a mujeres, pero es más frecuente en los hombres, pues puede crear esa disfunción eréctil que hablamos en el tipo de estrés anterior, la ansiedad de ejecución puede ser la principal causa de problemas sexuales de los hombres.

La ansiedad de ejecución en los hombres es ese deseo de hacerlo perfecto, de complacer a la pareja y de tener el tan esperado final feliz que vemos en el porno donde tu pareja enloquece con las cosas que haces, pero en la realidad, te puedes encontrar en un panorama diferente, el cual puede generar una serie de frustraciones y ansiedad en cada encuentro que te haga hacerlo cada vez peor.

También las mujeres pueden sentirse afectadas por este tipo de ansiedad, muchas veces es por vergüenza a mostrar sus partes íntimas o su cuerpo desnudo, eso ocurre cuando las mujeres se dejan influenciar por los estereotipos sociales que dicen que el cuerpo de la mujer debe ser perfecto según una forma física, y esto puede generar dificultad para relajarse durante el encuentro sexual, también condiciones cómo el mal olor producto del higiene temporal o por algún tipo de bacteria que le genere flujo vaginal con olores fuertes, todos estos elementos pueden ser un causante de ansiedad que evitan de que la pareja disfrute los contactos sexuales y el momento.

5. Cansancio y problemas físicos



La fatiga puede deberse a una condición de desgaste físico y mental que puede estar viviendo la persona en el momento en que la relación necesita tener interacciones sexuales, puede ser producto del trabajo, de labores en la casa y de condiciones de estrés que hacen que nos podamos sentir cansados en el momento y que pueden generar bajas reacciones ante estímulos sexuales, la fatiga puede afectar a hombres y mujeres y cómo dijimos, no sólo nos referimos a ella en un estado físico, pues también la capacidad mental puede influir en esa baja reacción a estímulos sexuales.

Una persona con fatiga puede quedarse dormido antes de hacer el amor, pero aun estando despierto, puede no sentir placer ante los estímulos sexuales, generando baja erección en el caso del hombre y baja capacidad de placer en la mujer, lo cual traería consigo problemas de lubricación sexual y de excitación de sus partes íntimas, en ocasiones, esa condición de fatiga hace que no hayan suficientes caricias para levantar los ánimos, por lo que lo mejor en ese momento es esperar, y si la condición persiste en todos los intentos, es mejor discutirlo en pareja para buscar una posible solución.

Pero también podemos encontrarnos en situaciones de problemas físicos, bien sea generado poco antes del momento, o generados por una condición de salud que le genere baja estimulación corporal, un problema renal, un problema de estimulación cerebral, dolores y problemas en el aparato sexual.

6. Trastornos sexuales



Disfunción eréctil y eyaculación precoz pueden ser los más nombrados, pero existen una serie de trastornos sexuales que impiden el disfrute de momentos de amor con tu pareja, para esto, tenemos un tema completo que habla sobre los “trastornos sexuales” pero en este espacio te mencionaremos sólo algunos para que sepas que pueden generar condiciones de estrés y falta de estímulos durante el sexo.



Los trastornos sexuales pueden generar diferentes condiciones que evitan que disfrutemos el momento, estas varían según el tipo de trastorno que estés viviendo, lo que puede generar condiciones de dolor, baja excitación, bajo deseo sexual, incapacidad de llegar al orgasmo y disfunciones, por los trastornos afectan de diferentes formas la receptividad de tu cuerpo y tu mente a conectarse con el momento de placer que tu pareja espera.

¿Debo tener relaciones sexuales si tengo estrés?



El prescindir de la salud sexual satisfactoria en la pareja puede tener un efecto nefasto en la relación que puede afectar incluso a otras funciones de nuestra vida, cómo la interacción sexual, el desempeño en nuestro trabajo y puede generar una serie de problemas en la relación si este proceso no es aceptado con el nivel de madurez que amerita.

Pues si bien es cierto que llega un punto de la relación en que las parejas cuelgan la toalla en temas sexuales y se dedican a vivir su intimidad y compromiso, pero esto se debe a condiciones generadas por la vejez, pero en una pareja joven que está comenzando la relación, este cese de actividades puede generar problemas que afectan de forma negativa.

Pero NO

Si la situación que estás enfrentando con tu pareja o de forma individual genera una carga negativa más fuerte en tu relación, es mejor no intentar tener relaciones mientras vives ese momento que presiona para que no puedas disfrutar del sexo, el no hacerlo, no quiere decir que simplemente cierras la puerta y te sientas a esperar, es importante que intentes mejorar la situación cuanto antes.

Comunícaselo a tu pareja con el mayor tacto posible e intenta buscar ayuda o una solución que te permita continuar con tu vida normal, es importante que consideres, de que cuando las cosas no se dan en armonía en una relación, el forzar el sexo sólo afectará negativamente, por eso, es importante no forzar a tu pareja, pero tampoco puedes sentirte forzado por hacer algo que no tiene los resultados que buscas, pues entrar en un esquema de sexo sin satisfacción sólo puede generar más condiciones de ansiedad y estrés que tarde o temprano tendrán consecuencias en la relación y el problema sexual siempre retornará.

Motivos de estrés antes y durante el sexo



El primer paso para solucionar tus problemas de estrés es detectar y reconocerlo a tiempo, para ello tenemos que identificar las causas del estrés, pero antes de hacerlo, debemos saber si realmente tenemos una condición de estrés, por eso hemos hecho una lista de detalles que te permitirán detectar una condición de estrés que puedan afectar tu relación de pareja a la hora de hacer el amor.

El estrés genera condiciones negativas en nuestro cuerpo y en nuestra forma de vivir que pueden ser visibles por nuestro comportamiento o por una serie de síntomas que se desarrollan en nuestro cuerpo y en nuestra mente, podemos agrupar estos síntomas en los siguientes grupos de estrés:

Síntomas físicos





Síntomas Cognitivos





Síntomas Emocionales





Síntomas Conductuales





Consejos para reducir el estrés



Si ya estamos consciente de que estamos ante situaciones de estrés que nos impiden relajarnos a la hora de hacer el amor, nuestro siguiente objetivo es reducir y minimizar esas condiciones que la generan, por eso, vamos a analizar una serie de consejos que nos ayudarán a tomar decisiones para reducir nuestro estrés, pues sólo bajo ese estado podemos encontrar un nuevo punto de reconexión con nuestra vida normal.

No es aconsejable huir de los problemas, porque siempre retornarán a nosotros con más fuerza, pues cuando huimos, realmente no escapamos de ellos, sólo los escondemos dejándolos hacerse más fuerte cómo un cáncer que pronto hará metástasis, en tal sentido, haremos una lista de consejos simples que nos ayudarán a reducir y a tratar esas condiciones que generan un nivel de estrés en una relación de pareja tan fuerte, que incluso les disminuye el deseo de tener sexo y disfrutar momentos de placer que a todo ser humano le llena.

Habla con tu pareja



El primer punto para solucionar problemas en tu relación y problemas en la intimidad es hablar con tu pareja, se sinceró y empático, trata de buscar junto a él o ella esa solución que necesitas y discutir temas cómo la posible causa de los problemas, posibles soluciones e incluso la búsqueda de ayuda profesional adecuada para solventar esas situaciones que te distraen en el momento de tener sexo con tu pareja.

Acude a ayuda profesional



El acudir a un profesional siempre te ayudará a encontrar una forma de reducir los niveles de estrés, esto debes de analizarlo con tu pareja para que encuentres la mejor opción según tu caso, pues cómo vemos, el problema de tu relación puede ser físico o mental, ante ello, una buena ayuda profesional te puede ayudar a encontrar una solución o bien, te puede enseñar a sobrellevar el problema de una forma más efectiva, pues hasta la disfunción eréctil y la eyaculación precoz tienen soluciones científicas.

Has una lista de tus problemas laborales



Sin dudas, los problemas laborales pueden ser un gran inhibidor de la felicidad en la relación, la rutina larga, los problemas con compañeros o con proyectos, todas estas condiciones tienden a absorbernos a nivel de tiempo, pero también pueden causarnos niveles de estrés y preocupación que pueden distraernos o pueden desencadenar problemas en nuestra vida y en nuestra relación de pareja, siendo la hora de la intimidad y la pasión una de las más afectadas.

Pero el trabajo y las responsabilidades son difíciles de evadir, ante ello, es importante que hagas una lista de cuáles son las complicaciones de tu trabajo o negocio que te están afectando y que en esa lista evalúes las formas de solucionar, y si, no siempre son fáciles las decisiones, y ante esta situación, con este listado puedes reconocer si necesitas apoyo de tu pareja, de amigos o incluso de profesionales que te ayuden a encontrar una solución o a trazar un camino fácil para llevarlo de forma más óptima.

Hay problemas en tu trabajo que sin dudas puede ser complicados conversarlos con tu pareja sin que esto genere una reacción en cadena, muchas relaciones ante el miedo a perder el trabajo, el ingreso y sentir que no tienen mejores opciones, terminan encerrándose ambos en los problemas en vez de buscar soluciones, por eso, es bueno buscar el equilibrio y contemplar fuentes internas y externas de confianza para encontrar consejos óptimos para conllevar estos problemas, la familia, los amigos, todos pueden aportar algo alentador que te ayude a bajarle a la presión que generan tus problemas laborales en tu vida.

Ante condiciones de enfado evita las discusiones



Evita las discusiones con tu pareja en momentos de enfado, el tiempo puede ayudar a sanar un poco los malos momentos y una vez que sientas la calma, retorna a un punto de conciliación, pero antes de hacerlo, es importante que hagas una lista de cosas que te gustan de tu pareja, el considerar las cosas buenas de tu relación es una buena forma de restarle valor a las cosas malas.